LAS SEIS PARAMITAS

Son las enseñanzas sobre las cuales se basa principalmente la escuela budista Mahayana. Esta fue dada en un lugar cercano a la ciudad de Bodhgaya, India, en el lugar conocido como “La montaña del buitre”. Las seis Paramitas se refieren a las seis perfecciones que el practicante espiritual debe ir superando una a una hasta alcanzar la Iluminación. Es el método para cultivar el camino del Bodhisattva a través del cual trabajamos para obtener la iluminación para beneficio de todos los seres sintientes, inspirados en la motivación de la mente iluminada Bodhicitta, que en su aspecto relativo tiene dos senderos, el primero es la aspiración y el deseo sincero de alcanzar la iluminación, deseando bondad amorosa y compasión a todos los seres, y el segundo es la acción: encontrar una manera de que esta actitud se manifiesta efectivamente a través de las Seis Paramitas. La palabra Paramita viene de Param, más allá de la orilla, y de isla, el arribo cruzando el océano del Samsara, y significa la perfección de la sabiduría. Las Paramitas son los antídotos para contrarrestar la ignorancia y emociones aflictivas que nos impiden realizar la naturaleza de nuestra naturaleza pura. Las perfecciones a realizar son:

La Generosidad, la Moralidad, la Paciencia, el Entusiasmo, la Meditación y Concentración , la Sabiduría.


1.- LA GENEROSIDAD: Se considera el antídoto para la avaricia, y se habla de distintos tipos de generosidad:
1.1- Generosidad material: se refiere a la pequeña generosidad material de satisfacer las necesidades de los que no tienen, compartir lo que tenemos con los demás. La mediana generosidad material se refiere a ofrecer sin apego lo que se posee. Y la gran generosidad material se refiere a la practicada por los Bodhisattvas, quienes ofrecen su propio cuerpo, pues han superado el apego a éste.
1.2- La segunda generosidad a través de las enseñanzas del Dharma, es otorgada a través de la entrega amorosa y compasiva de las enseñanzas espirituales para beneficio de los demás seres.
1.3- La tercera generosidad se manifiesta a través de la protección, se refiere a dar protección y refugio al necesitado, protegiendo de los distintos temores que abruman a los seres.
1.4- La cuarta generosidad se manifiesta a través del amor, se refiere a cuando se suplen carencias, como dar comida al hambriento, agua al sediento. Todas las expresiones de generosidad deben ser hechas con profundo amor hacia ese ser, con la motivación de liberar a todos los seres sintientes del Samsara. El Buda enseñó que el poder de la práctica de la generosidad da como resultado a quién la practica bienestar y riqueza material. Practicar la generosidad con amor y compasión, con la motivación de que esos seres a quiénes estamos dando generosidad son nuestra familia. La perfección de la generosidad se considera alcanzada cuando en nuestra mente surge la motivación de ofrecerlo todo sin apego alguno, pues se ha cortado con la dualidad mental del «mío», «tuyo», traspasando el ciclo de las existencias condicionadas del Samsara.

2.- LA MORALIDAD: Se considera el antídoto para no renacer en los reinos inferiores, y se habla de tres tipos de moralidad:
2.1.- Evitar las no virtudes o negatividades de la mente, actuar con ira, envidia, codicia, etc. Manteniendo la mente en el Dharma. Practicar el correcto comportamiento dentro de un marco de valores éticos.
2.2.- Acumulación de actos virtuosos, cultivando la virtud y lo positivo a través d e la meditación, recitación de mantras, teniendo conciencia del resultado de nuestras acciones.
2.3- Dedicar el resultado de nuestras acciones virtuosas para beneficio de todos los seres sintientes, considerándolos nuestros seres queridos o familiares.
La perfección de la moralidad se considera alcanzada cuando tenemos la motivación mental de cuidar, proteger y beneficiar a los demás seres aún cuando físicamente no podamos realizarlo.

3.- LA PACIENCIA: Es considerada la más valiosa virtud y el antídoto de la emoción aflictiva de la ira, existen distintos tipos:
3.1.- Cuando seamos agredidos física o verbalmente, no involucrarnos con la emoción aflictiva que genera la agresión, sino que responder con ternura, amor y compasión pensando que ese ser esta bajo el dominio de sus propias emociones aflictivas y que a través de su agresión nos está brindando una oportunidad para practicar la paciencia.
La ira destruye cualquier cúmulo de mérito que hayas recolectado, mientras que la paciencia nos permite acumular una gran cantidad de mérito. Podemos considerar la agresión de los demás como una oportunidad de practicar la paciencia.
3.2.- La paciencia, en el Dharma, es necesaria para resistir largas jornadas, de frío o calor, a las que nos podemos exponer mientras se reciben las enseñanzas o se realizan las prácticas. Un ejemplo de paciencia es el gran Yogui Milarepa, quien renunciando a todas las actividades del Samsara, se retiró a meditar por nueve años, y como resultado de su paciencia alcanzó la iluminación.
3.3.- La paciencia que necesitamos frente a las enseñanzas más elevadas: al recibir enseñanzas en la verdad última o Vacuidad, aún cuando no logremos su completa comprensión pensar que no es culpa de las enseñanzas sino de mi ignorancia que me impide la total comprensión.
La perfección de la paciencia se considera alcanzada cuando eliminas los obstáculos de la mente. Como resultado de la práctica de la paciencia obtenemos buenas relaciones con los demás.

4.- EL ENTUSIASMO: Junto con la Perseverancia, es considerado como el antídoto contra la pereza, existiendo tres tipos:
4.1- Entusiasmo como una armadura que protege de las emociones aflictivas y permite a los practicantes alcanzar el objetivo de la Iluminación.
4.2.- Disponibilidad: de aprovechar la oportunidad de contar con este precioso cuerpo humano y con tiempo para dedicarlo a la práctica.
4.3.- Insaciabilidad ante la práctica: no contentarse con los avances obtenidos en la practica sino hasta alcanzar el objetivo ultimo de liberación.
Por esa es importante mantener una actitud de entusiasmo en todo momento, que nos permita una práctica sostenida y constante. La práctica del entusiasmo ayuda tanto a la acumulación de mérito en un nivel convencional (generosidad moralidad y paciencia) cómo a un nivel de verdad última (meditación y sabiduría). El entusiasmo ayuda a contrarrestar la falta de motivación, la distracción, debiendo dirigir la acción a la práctica de acciones virtuosas. La perfección del entusiasmo se considera alcanzada cuando tenemos lo actitud mental pura y espontánea do ayudar a los demás.


5.- LA MEDITACIÓN Y CONCENTRACIÓN: Se considera el antídoto para la distracción, se habla de tres tipos de meditación:
5.1- La meditación en la calma mental: obtener la claridad y el gozo de la meditación libre de dudas, este método permite alcanzar el despertar de la mente clara, concentrada en cada actividad que realiza. La meditación en la claridad de la mente desarrolla un apego al estado de paz mental, por lo que se denomina meditación en un nivel común.
5.2- Meditación en las enseñanzas: a través de la meditación sin apego a la claridad ni al gozo, surge la meditación intuitiva, pues se medita en la realización de la vacuidad, antídoto al apego al yo.
5.3- Meditación en el absoluto: ya no se medita con el objetivo de contar con la dualidad o realizar la vacuidad, en este estado ya no hay nada a que aferrarse o soltar, por esto se llama el estado de la perfecta meditación
La practica de meditación también considera importante la correcta postura del cuerpo que permita obtener mayores beneficios. La perfección de la meditación se considera alcanzada cuando se obtiene la perfecta concentración en cualquier actividad realizada. El hacer cinco minutos de meditación con la mente absolutamente puesta en eso, sin distracciones, es positivo.

6.-SABIDURÍA: Se considera el antídoto contra la ignorancia. Existen tres tipos:
6.1- Escuchar enseñanzas: se refiere a escuchar atentamente a las enseñanzas recibidas para posteriormente obtener comprensión.
6.2- Reflexionar en el significado de las enseñanzas: analizar adecuadamente obteniendo el correcto contenido de las enseñanzas recibidas.
6.3- Meditación en la sabiduría: Se refiere a la capacidad de reconocer y realizar la naturaleza de la mente, para descubrir su potencial puro. Entendemos que todos los fenómenos carecen de esencia, es una estado de ilusión, por lo que su naturaleza es la vacuidad, estando su origen determinado por causas y sus condiciones motivadas por causas y efectos. Al realizar la vacuidad de nuestra mente como el espacio infinito, es lo que denominamos la perfección de la sabiduría.
La perfección de la sabiduría se considera alcanzada cuando podemos ver comprender la naturaleza vacua de nuestra mente, a través del cultivo de esta experiencia de vacuidad llegamos a obtener la Iluminación.
El cortar con la dualidad nos lleva a obtener la perfección de la generosidad
Sin arrogancia, con una mente clara, nos lleva a obtener la perfección de la moralidad.
Lograr el real significado del Dharma, nos lleva a obtener la perfección de la paciencia.
El practicante inseparable de su práctica es lo que se llama la perfección del entusiasmo.
La claridad mental que nos permite comprender la realidad es lo que se llama la perfección de la meditación.
Realizar la verdad última es lo que se llama la perfección de la sabiduría, todos los fenómenos son vacíos, siendo su esencia la vacuidad.